sábado, 18 de marzo de 2017

LOS IDIOTAS

Anda el analismo hispánico excitado por las teorías de David von Reybrouck, un belga que propone en su libro Contra la elecciones una jibarización de la democracia mediante la sustitución del sufragio universal por una suerte de sufragio parcial por sorteo. Como las últimas votaciones no han dado el resultado que el establishment esperaba, mejor que unos pocos elegidos sean aleccionados, debatan entre ellos y luego tomen decisiones por el resto.
En otros tiempos, tal ocurrencia hubiera sido despachada como la gilipollez que es. Pero vivimos en un pánico de fin de ciclo y, sí, resulta evidente que Trump y Le Pen y otros fascismos pujantes dan miedo pero de ahí a suspender siquiera parcialmente la democracia hay un abismo.
La cuestión es que, una y otra vez, desde ciertas atalayas intelectuales se culpa a los "perdedores de la globalizacion" de estar empujando al sistema hacia su aniquilación. El diagnóstico puede ser (más o menos) acertado. Pero el tono que se emplea resulta equivalente a tratar como idiotas a amplísimas masas de la población.
Básicamente se les dice a esos perdedores que aprendan a perder, que asuman su derrota y dejen el mundo en manos de los vencedores de la globalización, de quienes viven en las ciudades y han estudiado carreras verdaderamente útiles, de aquellos que (generalmente por razones de clase social) sabrán sobrevivir y medrar en un marco mundial de desregulación y ley de la selva.
Ustedes son imbéciles, se dijo a los votantes del Brexit. Ganaron el referéndum y ni siquiera se les fotografió en los medios. Porque, entre otras cosas, los medios del establishment les desconocen radicalmente.
Ha pasado con los estibadores. La opacidad de su sector, tan The Wire, no justifica que como principal argumento en su contra se haya utilizado el "ganan mucho". Que un obrero gane mucho no debería ser una mala noticia.
La desigualdad se paga y ello no se resuelve con novedosos métodos de votación.
Pero hasta la élite progresista se contagia de las ganas de poner coto a los excesos democráticos y, por ejemplo, Torreblanca afirma muy seriamente en el diario El País que la Cámara de los Lores (residuo aristocrático cuyos miembros no se eligen por votación de los electores) es la Cámara del Pueblo dado que ha salido en defensa de los ciudadanos europeos asentados en Gran Bretaña a los que el BREXIT puede colocar en un limbo. Lean el artículo si les place. Como el resultado de lo votado en la Cámara de los Lores nos gusta, damos el OK a su representatividad. Como el resultado del referéndum sobre la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea no nos gusta, exigimos su repetición o su anulación mediante el ardid institucional que sea.
La democracia resulta tan imperfecta que hasta Donald Trump se puede convertir en presidente de la nación más poderosa del mundo.
Sin embargo, por mucho que nos asusten los colmillos de la chusma, no hay manera de eludir los procedimientos democráticos clásicos.
Porque la propuesta de von Breyvouck de tomar decisiones de gobierno mediante la elección por sorteo de ciudadanos a los que, a su vez, expertos y técnicos explicaran lo que es correcto resulta simplemente una vuelta de tuerca del culto a la tecnocracia.
Lo de siempre. Y si no tienen pan, coma el pueblo croissants que están más ricos.
El problema son los idiotas que votan Trump, Wilders, Le Pen y (según la paleoprogresía) Podemos.
Ya.
Pues siga el establishment haciéndose trampas al solitario a la espera de que lleguen los bárbaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada