miércoles, 23 de noviembre de 2011

RECURRAMOS AL TÓPICO

Primero bajaron el sueldo a los funcionarios pero yo no dije nada porque no lo era.
Después fueron a por los enfermos, los ancianos y los que no podían pagar sus hipotecas pero yo no era ninguna de las tres cosas y tampoco dije nada.
Luego vinieron a por los desempleados pero yo tenía trabajo y no hablé.
Al final me tocó a mí pero ya era tarde.
(Variación del poema del pastor protestante Martin Niemoeller atribuído erróneamente a Bertold Bretch)

7 comentarios:

  1. Esto es lo que pasa cuando la gente que más posibilidades tiene de cambiar las cosas, no empatiza porque precisamente cree tener más posibilidades de que no les afecte.

    Luego se dan cuenta que si en un barco,mueren los remeros, al final o remas tú o te mueres en el mar.

    Conciencia social suena como muy idealista, innecasario. Pero realmente, es puro interés individual. Si todos están mal, pensar que tú estarás siempre bien...

    ResponderEliminar
  2. Cuando bajaron el sueldo a los funcionarios, yo ya había salido a la calle, en varias ocasiones, pidiendo una Huelga General. Hice Huelga el día de la Huelga General, cuando yo no era funcionaria y sólo otras dos personas en mi Centro de Trabajo, secundaron ésta.
    Cuando a mí me toque, que ya estará al caer, seguiré apoyando a los que no cayeron, para que sigan luchando por que se presten los servicios con calidad. Por la defensa de lo público, que es de todos y para todos.
    Cuando a mí me toque, nadie me apoyará, pero para los demás también será tarde.
    Para la Educación, la Sanidad, y todos aquellos Servicios que no sean los contemplados por las directivas europeas que nos obligan, entre los que están Fuerzas del Orden Público y Justicia.
    Volveremos a pasear las calles, las de Madrid, u otras. Cualquiera que sea necesaria. Y contaré lo que está pasando intentando que los demás se rebelen conmigo. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. “Cuando los nazis vinieron por los comunistas”

    Martin Niemöller (1892 - 1984), pastor luterano alemán.

    Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
    guardé silencio,
    porque yo no era comunista,

    Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
    guardé silencio,
    porque yo no era socialdemócrata,

    Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
    no protesté,
    porque yo no era sindicalista,

    Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
    no protesté,
    porque yo no era judío,

    Cuando vinieron a buscarme,
    no había nadie más que pudiera protestar.


    Original.

    Als die Nazis die Kommunisten holten,
    habe ich geschwiegen;
    ich war ja kein Kommunist.

    Als sie die Sozialdemokraten einsperrten,
    habe ich geschwiegen;
    ich war ja kein Sozialdemokrat.

    Als sie die Gewerkschafter holten,
    habe ich nicht protestiert;
    ich war ja kein Gewerkschafter.

    Als sie die Juden holten,
    habe ich nicht protestiert;
    ich war ja kein Jude.

    Als sie mich holten,
    gab es keinen mehr, der protestieren konnte.

    ResponderEliminar
  4. Nunca será excesivo el recuerdo de ciertas palabras.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, así es, la historia mil veces repetida. Parece qeu tenemos que caernos una y otra vez, una y otra vez en el mismo lodazal....

    ResponderEliminar
  6. Repetimos gobiernos, repetimos historias...

    ResponderEliminar